Categorías
Música Académica Europea

La Saga de Ossian en los compositores del Romanticismo y post-Romanticismo. Primera parte

El siguiente artículo sobre la Saga de Ossian fue escrito para la revista del Instituto de Investigación Musicológica «Carlos Vega», perteneciente a la Facultad de Artes y Ciencias Musicales de la Universidad Católica Argentina.

Fue publicado en 2014 en su número 28.

Se reproduce acá, revisado y en partes, o bien se puede descargar completo para leer desde este link.


I. Los textos de la Saga de Ossian: introducción, trasfondo histórico, características e influencias en la música

Ossian (nombre proveniente del gaélico escocés, donde se lo conoce como Oisean) es el narrador y supuesto autor de un ciclo de poemas publicados por el escocés James Macpherson en 1760.

Oisín, como también es conocido, fue un legendario poeta de este ciclo de narraciones heróicas sobre las andanzas de Fingal, líder de una banda de guerreros fenianos, quien se cree vivió en Irlanda y Escocia antes de la era Cristiana (creencia sostenida solamente por la suposición de los historiadores de que Fingal está basado en el héroe irlandés, Fionn mac Cumhaill). Ossian, hijo de Fingal, es tradicionalmente considerado como el autor de varias narrativas concernientes a los fenianos (nacionalistas irlandeses opositores al dominio británico sobre Irlanda), y se cree que sobrevivió hasta los tiempos de San Patricio (461 d.C.), cuando el santo se encargó de que las historias se documentaran.

"Ossian cantando su canción de cisne", Nicolai Abildgaard, 1780-82
«Ossian. Den gamle blinde skotske barde synger til harpen sin svanesang» («Ossian cantando su canción»), Nicolai Abildgaard (1743-1809), 1780-1782

El nombre de Ossian se hizo conocido en Europa por la publicación del Fragments of Ancient Poetry, Collected in the Highlands of Scotland and Translated from the Gaelic or Erse Language de Macpherson en 1760, seguido por Fingal, an Ancient Epic Poem together with Several Other Poems Composed by Ossian, the Son of Fingal (1761-2), Temora (1763) y The Works of Ossian, the Son of Fingal, Translated from the Gaelic Language (1765). Estos libros contenían poemas épicos en inglés supuestamente traducidos desde el galés original. Aunque los poemas fueron parcialmente adaptados de cantos galeses que Macpherson conocía de tradición oral y manuscritos, fueron escritos en estilo modelado a la tradición de Homero, Milton y la Biblia del Rey James.

I.1. Los contenidos de la Saga de Ossian y su historia

Luego de terminar sus estudios en la Universidad de Aberdeen, y mientras daba clases allí, James Macpherson (1736-96) comenzó a recopilar y transcribir los poemas que oyó recitados por los bardos y seannanchaidhs1 de su Escocia natal. Como poeta, era un modesto escritor con algunos escritos en su haber, y la necesidad de recopilar estas loas gaélicas comenzó como un mero pasatiempo, sin intención alguna de publicación.

El dramaturgo John Home se hizo eco de esta recopilación en una charla informal con Macpherson en el otoño de 1759:

Cuando el Sr. Home pidió verlos, el Sr. Macpherson preguntó si sabía leer en gaélico.

—Ni una palabra–, respondió Home.

—Entonces, ¿cómo puedo mostrárselos?–.

—Es muy simple–, dijo Home, —traduzca una de las piezas que considere buena, y yo creo que podré formarme una sólida opinión sobre el genio y carácter de la poesía gaélica–.

El Sr. Macpherson se negó, argumentando que su traducción otorgaría una idea imperfecta del contenido del original. El Sr. Home con algo de esfuerzo lo persuadió a que lo intentara, y uno o dos días después le acercó dos poemas, seguidos por unos tres más unos días después. 

Cita de John Home2

Home quedó sorprendido por los poemas y durante las semanas siguientes los compartió con los literatos influyentes de Edimburgo.

Este grupo apadrinó los poemas, en especial Hugh Blair3, quien pidió posteriormente una reunión con Macphearson, quien aceptó y viajó a Edimburgo, donde Blair lo presionó para que produjera más poemas.

Aunque al principio Macpherson se negó alegando nuevamente que no podría hacerle justicia al gaélico original, más tarde produjo una serie considerable de traducciones sobre los poemas de Ossian.

El resultado fue una edición de 15 poemas publicados en Edimburgo en junio de 1760 bajo el título Fragments of Ancient Poetry, Collected in the Highlands of Scotland and Translated from the Gaelic or Erse Language. A pesar de que el nombre del traductor fue obviado de esta publicación, la recepción fue tal que en octubre del mismo año se lanzó una segunda edición.

Dada la cálida recepción de este pequeño volumen de poemas, Blair tuvo la intención de publicar más poemas de la Saga, pero esta vez en forma de un poema épico. Tanto Macpherson como Blair sabían que en algún punto de la historia había existido en Escocia un poema épico similar a la Ilíada de Homero. Macpherson consideraba que esta épica escocesa había sido corrompida y fragmentada durante décadas de transmisión oral. Él sostenía que el hecho de recolectar y traducir libremente los poemas de Ossian era una forma de restaurar los textos a su grandeza original.4

Luego de la cálida recepción de Fragments…, Blair impulsó a Macpherson a continuar con su recopilación de textos épicos escoceses. Al negarse por problemas económicos, Blair organizó una cena a beneficio en Edimburgo donde se recaudaron los montos necesarios para enviar a Macphearson en una expedición de recopilación por toda Escocia.

En dos oportunidades (agosto de 1760 y junio de 1761) Macphearson recorrió los territorios del Highland escocés. En diciembre de 1761 publicó en Londres Fingal, an Ancient Epic Poem in six books; together with several other Poems, composed by Ossian, the son of Fingal; translated from the Gaelic language by James Macpherson. En marzo de 1763 editó y publicó Temora, an Ancient Epic Poem, in eight books; together with several other Poems, composed by Ossian, the son of Fingal; translated from the Gaelic language by James Macpherson. Ambos textos encontraron el éxito casi inmediatamente.

En 1765, en respuesta al gran éxito que tuvieron las publicaciones parciales, Macpherson publica una edición que contiene Fingal y Temora titulada The Works of Ossian. En 1773 revisó y re-ordenó algunos de los poemas para una nueva edición titulada The Poems of Ossian, edición definitiva que se hizo conocida en todo el continente y en las Américas.

Esta última edición, que puede considerarse como «definitiva» y es la que conoció todo literato, compositor, artista y aficionado, y que fue traducida al alemán, italiano, francés, español, ruso, sueco, bohemio, polaco, húngaro, danés e inclusive nuevamente al gaélico, contiene la siguiente estructura:

  1. A Preliminary Discourse
  2. Preface
  3. A Dissertation Concerning the Era of Ossian
  4. A Dissertation Concerning the Poems of Ossian
  5. A Critical Dissertation…
  6. Funeral Song by Regner Lodbrog, translated by Olaus Wormius
  7. The Poems of Ossian
    1. Cath-loda
    2. Fingal: An Ancient Epic Poem
    3. Temora

I.2. La influencia de la Saga de Ossian en la literatura y filosofía

Luego de la publicación de Fragments…, Macpherson fue enfrentado por algunos poetas y filósofos de la época que dudaban de la autenticidad de los escritos. El filósofo escocés David Hume y el escritor inglés Samuel Johnson, ambos contemporáneos a la publicación de la obra de Macpherson, fueron dos de los más fervorosos retractores del corpus de Ossian/Macpherson. Esta crítica era fundamentada bajo la duda de que, aunque Ossian era un autor conocidos para aquellos que estaban familiarizados con la historia de Escocia e Irlanda, pudieran ser rescatados luego de más de 1500 años de existencia. La acusación prevalente fue la de sostener que Macpherson era el verdadero autor de los poemas, pero que había decidido plagiar el nombre de Ossian para aumentar la popularidad de sus escritos.

James Macphearson
James Macphearson, retratado por George Romney

Auténticos o no, la Saga de Ossian fue altamente influyente en la cultura europea y mundial, y este debate pierde sustento gracias a la gran aceptación popular de estos poemas. 

Recientemente, el debate sobre la autenticidad de estos relatos ha sido reavivado, donde muchos académicos de renombre han defendido, aunque parcialmente, la originalidad de los textos ossiánicos5. Se ha realizado un corpus extenso de publicaciones enfocadas en el impacto literario de los textos de la Saga, pero muy pocos concernientes al efecto que tuvieron en la historia de la música.

La literatura fue cambiada para siempre luego de la popularidad de la Saga de Ossian. Notablemente, en la Alemania pre-Romántica, las figuras culturales más influyentes alabaron a Ossian y lo ubicaron a la par de Homero, inclusive llegando a considerarlo más grande aún. Una de las primeras críticas a la Saga de Ossian publicada en Alemania muestra la reacción de sus contemporáneos a lo «novedoso» de los poemas. El crítico se sintió llamado a los textos debido a su:

Pensamiento grande y sublime, la llama de la genialidad, el poder de expresión, la osadía de las metáforas, las transiciones repentinas, los toques repentinos y sutiles de pathos y sensibilidad, y las similitudes en rima y fraseo.

Citado en TOMBO, R., 1901: 75

Aquellos filósofos y literatos alemanes más influenciados por Ossian y su estilo característico y capacidad rica de construir imágenes emotivas fueron Friedrich Gottlieb Klopstock (1724-1803), Johann Gottfried Herder (1744-1803) y Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832).

Klopstock y sus seguidores creían que Ossian tenía ascendencia alemana, y se aferraron a los poemas por su caracterización de los pueblos de la Europa del Norte como gente feroz, noble y sensible. En respuesta a Ossian, Klopstock se consideraba bardo, inclusive dándose un nombre bardo. Esta profunda influencia no puede tener otra explicación más que la fuerza de motivación de los poemas.

Herder, en su oposición al neo-clacisismo, encontró inspiración en Ossian. Su libro Von deutscher Art und Kunst 6, que muchos consideran el manifiesto del movimiento Sturm und Drang, incluye un ensayo titulado «Auszug aus einem Briefwechsel über Oßian und die Lieder alter Völker» («Extractos de una Correspondencia sobre Ossian y las Canciones de los Pueblos Antiguos»). Herder estaba desilusionado con el orden y lo artificial del neoclacisismo, características que él asociaba con la falta de emoción e inspiración. En la Saga encontró una poesía sin pulir y poco sofisticada, saturada de emotividad e inestabilidad en sus transiciones, lo cual Herder consideraba ser más emotivo. Estos poemas le sirvieron como modelo para su poesía y música folclórica, y motivó a él y a otros alemanes a buscar, al igual que Macpherson, los poemas antiguos de su herencia.

La poesía de Ossian fue similarmente influyente en en los escritos de Goethe. Aunque más tarde admitiría cierto rechazo hacia Ossian, no se puede negar que tuvo gran impacto en sus escritos del Sturm und Drang7. Un ejemplo de esto son las extensas referencias a Ossian que contiene su romance Die Leiden des jungen Werthers (1771). Con la popularidad de esta novela, Goethe se aseguró una generación de fanáticos alemanes de Ossian.

Otros filósofos y literatos alemanes influenciados por Ossian fueron Schiller y Hölderlin.

En Inglaterra, Escocia e Irlanda, la influencia de Ossian fue considerablemente mayor. Sir Walter Scott (1771-1832), William Blake (1757-1827), Samuel Taylor Coleridge (1772-1834) y William Wordsworth (1770-1850), entre muchos otros.

El continente americano también recibió una fuerte influencia de la Saga, siendo alabado por autores como Edgar Allan Poe (1809-1849), Ralph Waldo Emerson (1803-1882), Henry David Thoreau (1817-1862), Henry Wadsworth Longfellow (1807-1882) y Walt Whitman (1819-1892). Thomas Jefferson fue también un gran admirador del poeta, describiéndolo como «el más grande poeta que jamás haya existido», e inclusive haciendo algunos intentos de aprender a hablar gaélico para poder realizar sus propias traducciones de los textos originales.

I.3. La influencia de la Saga de Ossian en la música

La obra más significativa dedicada a Ossian en la música es el libro Die Ossian-Dichtung in der musikalischen Komposition (1994) de Matthias Wessel en el que catalogó más de 200 piezas musicales con referencias directas a Ossian, sin un análisis en profundidad sobre cada una de las obras catalogadas.

El musicólogo R. Larry Todd, por ejemplo, ha identificado un «estilo ossiánico» («Ossianic manner»), también llamado «manierismo ossiánico», en algunas de las obras de Felix Mendelssohn-Bartholdy8. Bajo el mismo criterio analítico, John Daverio encontró en obras de Robert Schumann el mismo «estilo ossianico»9.

Roger Fisk fue uno de los primeros musicólogos en notar influencias ossiánicas en la música. Documentó la extensa popularidad de Ossian en Europa y listó unas pocas obras que se basaron directamente en la literatura ossianica10. Además, en su artículo «Brahms and Scotland» («Brahms y Escocia»), documenta brevemente la relación entre Johannes Brahms y los textos ossiánicos.

A lo largo del siglo XX ha habido una gran cantidad de publicaciones que referían directamente al estudio de la literatura ossianica en la música occidental de los siglos XVIII y XIX. Algunos de los más destacados (y a los que se hará referencia directa o indirecta en este artículo), son:

  • La monografía de Manuela Jahrmärek, Ossian: eine Figur und eine Idee des europäischen Musiktheaters um 1800 (1993), centrada en las óperas producidas entre 1780 y 1830 en Europa.
  • El artículo de Larry Todd, «Mendelssohn’s Ossianic Manner» (1984), donde no sólo establece férreos vínculos entre la obertura de Las Hebridas y los textos de la Saga, sino que también demuestra este «estilo ossianico» tanto en la obertura como en el aria para voz, piano y orquesta, On Lena’s Gloomy Heath.
  • El artículo de John Daverio, «Schumann’s Ossianic Manner» (1998), en el cual expone y defiende la idea de que Schumann no sólo conocía la literatura ossianica, sino que hace uso del «estilo ossianico» a través de la influencia que tuvieron sobre él las obras de Mendelssohn (obertura de Las Hebridas) y Niels W. Gade (obertura Echoes of Ossian).
  • La tésis de Master de Natalie Rebecca Meggison, «Situating Schubert’s Ossian Settings: Music, Literature and Culture» (2001).
  • El artículo de Barbara Kinsey, «Schubert and the poems of Ossian» (1973).

Estas y otras publicaciones han sido la base bibliográfica para la confección de este artículo. Muchas de ellas analizan la influencia ossiánica en obras anteriores y posteriores al período Romántico y post-Romántico. El presente escrito se enfocará sólo en aquellas obras y compositores que fueran producción de finales del siglo XVIII, siglo XIX y principio del siglo XX.


>> Ir a: Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4 | Parte 5 | Parte final <<


Notas

  1. Aunque la tradición del boca en boca de los bardos había desaparecido para el siglo XVIII, Macphearson tuvo la posibilidad de encontrar algunos bardos y «cuenta cuentos» galos tradicionales (seannanchaidhs) de los cuales recopilar estos textos. Ver STAFFORD, F., 1988: 13.
  2. Home, citado en STAFFORD, F., 1988: 77-78 (traducción del autor).
  3. Hugh Blair (1718-1800) fue ministro, autor y retórico escocés, considerado uno de los primeros grandes teóricos sobre el discurso escrito; autor, entre otros, de A Critical Dissertation on the Poems of Ossian, the Son of Fingal.
  4. STAFFORD, F., 1988: 82.
  5. Ver GASKILL, H. (Ed), 1991.
  6. 1773. Republicado, Leipzig: Verlag von Philipp Reclam, 1935.
  7. GASKILL, H., 2003: 108.
  8. Ver TODD, L., 1994.
  9. Ver DAVERIO, J., 1998.
  10. Ver FISKE, R., 1983.

Bibliografía

BERLIOZ, H., (1858). A Treatise Upon Modern Instrumentation and Orchestration, Nueva York: Novello, Ewer and Co.

CASINI, C., (1978). El Siglo XIX. Segunda Parte, Madrid: Ediciones Turner.

CELENZA, A. H., (2001). The Early Works of Niels W. Gade, Inglaterra: Ashgate.

DAHLHAUS, C., (1989). Nineteenth-Century Music, Berkeley y Los Angeles: University of California Press.

DAVERIO, J., (1998). «Schumann’s Ossianic Manner», 19th-Century Music #21 (pp. 247-73).

DEGATEGNO, P. J., (1989). James Macpherson, Boston: Twayne

FISKE, R., (1968). «Brahms and Scotland», Musical Times #109 (pp. 1106-11).

–(1983). Scotland in Music: A Europe Enthusiasm, Cambridge: Cambridge University Press.

GASKILL, H. (Ed.), (1991). Ossian Revisited, Edinburgh: Edinburgh University Press.

–(2003). «Ossian, Herder, and the Idea of Folk Song», Literature of the Storm and Drang, David Hill (Ed.), Rochester: Camden House.

MACPHERSON, J., (1851). Poems of Ossian, Translated by James Macpherson, Esq., to which are Prefixed a Preliminary Discourse and Dissertation on the Era and Poems of Ossian, Boston: Phillips, Sampson & Co.

MOULTON, P. F., (2005). «Of Bards and Harps: The Influence of Ossian on Musical Style», Electronic Theses, Treatises and Dissertations Paper #2220, Florida: The Florida State University.

PFOTENHAUER, H., (2003). Jahrbuch der Jean-Paul-Gesellschaft. Im Auftrag der Jean-Paul-Gesellschaft, Sitz Bayreuth 38. Jahrgang, Weimar: Verlag Hermann Böhlaus Nachfolger.

PLANTINGA, L., (1992). La Música Romántica. Una historia del estilo musical en la Europa decimonónica, Madrid: Ediciones Akal.

ROSEN, C., (1998). The Romantic Generation, Cambridge: Harvard University Press.

SAUNDERS, B., (1895). The Life and Letters of James Macpherson, Londres: Swan Sonnenschein.

SMITH, C., (1998). «Ossian ou Les Bares: An Opera by Jean-François Le Sueur». From Gaelic to Romantic: Ossian Translations, Fiona Stafford y Howard Gaskil (Eds.), Atlanta: Rodopi.

STAFFORD, F., (1988). The Sublime Savage, Edinburgh: Edinburgh University Press.

TODD, R. L., (1984). «Mendelssohn’s Ossianic Manner», Mendelssohn and Schumann, Jon W. Finson y R. Larry Todd (Ed.), Durham: Duke University Press.

–(1993). Mendelssohn: The Hebrides, and Other Overtures, Cambridge: Cambridge University Press.

TOMBO, R., (1901). Ossian in Germany: Bibliography, General Survey, Ossian’s Influence upon Klopstock and the Bards, Nueva York: Columbia University Press.